La lluvia no fue un impedimento para que los niños de Badajoz viesen ayer a sus majestades los reyes magos y a su comitiva por las calles de la ciudad. Miles de niños esperaban impacientes a Melchor, Gaspar y Baltasar que llevaban a la estación de trenes de Badajoz, puntuales a su cita.