Las representaciones teatrales en la 40 edición del Festival de Teatro de Badajoz nos trae el jueves, 26 de octubre, a ‘Tristana’, un clásico de Benito Pérez Galdós, a las 21:00 horas.

Versionada por Eduardo Galán, la dirige Alberto Castrillo-Ferrer, cuenta con las interpretaciones de Olivia Molina, Pere Ponce, Alejandro Arestegui y Diana Palazón. La compañía madrileña Secuencia Tres pone en escena esta reivindicativa función que aborda la lucha del feminismo o la crítica social.

El precio de las entradas es de 20 € en butaca de patio y 18 € en anfiteatro y tiene un descuento para Carnet Joven, pensionistas, desempleados y miembros de FATEX de 15 € en butaca de patio y 12 € en anfiteatro.

Tristana, la heroína de Pérez Galdós, una feminista que sigue siendo necesaria en la sociedad actual. La protagonista sueña con estudiar, trabajar y ser libre en un mundo dominado por el hombre. La novela mantiene su contemporaneidad y la necesidad de manifestar la lucha de la mujer en su conquista de la independencia. La novela salta al teatro en un montaje actual para una historia adelantada a su tiempo

Tristana se convierte en una de las protagonistas femeninas de la literatura de finales del s. XIX en su lucha por la independencia de la mujer, como también lo fueron Ana Ozores (La Regenta), Ana Karenina, Nora (Casa de muñecas), La señorita Julia, Madame Bovarie…. Su autor, Benito Pérez Galdós, novelista, dramaturgo y articulista, máximo representante (junto con Leopoldo Alas Clarín) de las corrientes realista y naturalista en la narrativa española convierte a Tristana en una mujer reivindicativa, una semilla de lo que después sería la corriente feminista.

El director de la obra, Castrillo-Ferrer, considera que este clásico de 1892, que consagró a Pérez Galdós como un exquisito observador de la naturaleza femenina, sigue vigente porque refleja las frustraciones de las mujeres del siglo XIX, pero también las del XX y XXI. “Cuando estábamos trabajando en la obra vi en la prensa un lema de Michelle Obama: dejad que las niñas aprendan. Eso es ‘Tristana’. Nosotros hemos tenido la suerte de tener una educación similar entre hombres y mujeres, pero hay lugares en nuestra sociedad donde no es así, y no hablo de los países menos desarrollados. En nuestras ciudades hay guetos y lugares donde se vive eso. Por tanto, es de total actualidad desgraciadamente”.