En la noche de hoy viernes, el Auditorio Municipal Ricardo Carapeto recibe dos espectáculos con motivo de la segunda jornada del Festival Flamenco y Fado Badajoz

A partir de las las diez de la noche el protagonista será el fado que llegará de la mano del Maestro António Chaínho. El guitarrista luso, heredero de una singular tradición, los más de 50 años de su carrera interpreta las emociones múltiples de este instrumento único en el mundo conducido por su talento inigualable.

Ya en la segunda parte de la noche, el festival acoge un espectáculo con un título sugerente ‘Mediterráneas’ capitaneado por dos voces potentes: la de la israelita Noa y la española Pasión Vega, que han encontrado un espacio donde compartir y fusionar sus diferentes estilos y géneros.

Maestro António Chaínho es, a día de hoy, el más notable embajador de la guitarra portuguesa. Artista completo, es el ejemplo vivo de cómo el talento, la perseverancia y la solidaridad -en forma de complicidad – amoldan la vida de un hombre y, con él, la historia de la música popular.

Nacido en una familia tradicional de Alentejo Chaínho es autodidacta desde los seis años. Empezó por aunar la música de tradición rural con el Fado de Lisboa y más tarde, mezcló estas dos corrientes musicales con otras ‘músicas del Mundo’.

En Badajoz, el maestro de la guitarra portuguesa repasa una carrera única con la complicidad de los esplendidos músicos Ciro Bertini, Tiago Oliveira y Diogo Melo de Carvalho junto con la voz singular de Isabel Noronha, una de las jóvenes y más seguras nuevas voces del fado.

El Mediterráneo, espacio de fusión para Noa y Pasión Vega

La segunda parte del espectáculo lleva el sello de dos voces privilegiadas y un exquisito gusto por el mestizaje musical y ritmos que muchas veces vienen de más allá de sus fronteras.

La complicidad generada entre ambas por la grabación de ‘Sonata de la luna en Marrakech’, incluido en el último trabajo de la española, ‘Pasión por Cano’,  ha hecho que hayan decidido compartir los escenarios en ocasiones muy especiales, como la gira de tres conciertos en Israel en la que Pasión Vega acompañó a Noa en 2016. Fruto, precisamente, de la música, inquietudes y experiencias que compartieron durante esos días, nació Mediterráneas con la que inician una gira en la que ambas artistas realizarán un recorrido por las canciones más destacadas de sus carreras. Principalmente lo harán a dúo, pero también actuarán en solitario junto con sus respectivas bandas.

Noa, AchiNoam Nini, es una cantante polifacética que ha producido discos tanto dirigidos al público de su país como a la enorme cantidad de admiradores que tiene alrededor del mundo. Desde su debut internacional, ‘Noa’ (1994), hasta su último largo, ‘Love Medicine’ (2015), ha actuado en escenarios de medio mundo, llevando un mensaje de paz y de entendimiento entre culturas allá donde va. No en vano, además de en hebreo, ha cantado en árabe, inglés, francés, italiano, español y yemenita. Muy influenciada por los cantautores americanos del siglo XX, en sus actuaciones, los aspectos líricos y la música del mundo se mezclan con la modernidad del rock y el jazz.

Ana María Alías Vega, Pasión Vega, nació en Madrid y desde los tres años creció en Málaga de donde es originaria parte de su familia, ya que otra parte, su madre, es oriunda de Fregenal de la Sierra (Badajoz). Desde muy joven se inicia en el mundo de la música. En sus inicios, su repertorio está formado por coplas clásicas que atraen a un público maduro. En una segunda etapa de su carrera, nuevas producciones discográficas con las que su público crece y se rejuvenece, sin dejar de ser fiel a su estilo en el que sobresale su capacidad innata de acercarse al oyente, esa conexión con el espectador en sus directos, cantando y contando historias cercanas que conmueven, que envuelven al espectador con gran expresividad interpretativa y una calidez vocal extraordinaria.