Finalizaba el sábado 8 de julio el Festival Flamenco y Fado Badajoz con un espectáculo emotivo y emocionante en homenaje al gran cantaor pacense Porrina. ‘Familia Porrina’ congregó en el escenario del Auditorio Municipal Ricardo Carapeto a varias generaciones de artistas y a toda la esencia del flamenco extremeño: su hija Josefa Salazar ‘La Negra’; su hermana María Salazar ‘Macu’; su sobrino Antonio Suárez Salazar Guadiana, y Juan Antonio Salazar, voz y guitarra o a uno de sus nietos ‘El Musi’ pasando por su nieto mayor y compositor José Salazar. En la percusión, estuvo Sabu Porrina, entre otros. Además, contó con la actuación del bailaor Antonio Fernández Montoya ‘Farru’, hermano de Farruquito. Más de 20 artistas en escena, con las guitarras de la Familia Vargas, Miguel y Juan acompañando a los tangos y jaleos extremeños.

En cuanto al número de asistentes, el cómputo total ha sido de cerca de tres mil espectadores. La noche del viernes 7 de julio ha sido la de mayor aceptación de público con las actuaciones del guitarrista portugués Chainho y ‘Mediterráneas’ con las voces de NoaPasión Vega que logró congregar a 1.500 personas. ‘Mediterráneas’ se enmarca en un proyecto que  incluía una gira de tan solo 10 conciertos por toda España durante los meses de julio, agosto y septiembre de 2017 en el que ambas artistas hacen un recorrido por las canciones más importantes de sus carreras y en el que destacan los temas interpretados conjuntamente dentro del recital. El momento culmen de la noche llegó con la interpretación de ambas de la canción ‘La vida es bella’ que el público agradeció con una sonora ovación final.

El jueves 6, al espectáculo del Ballet Nacional de España ‘Zaguán y Alento’ que abrió este certamen, acudieron 750 espectadores que disfrutaron de todo un ejercicio de danza de alto nivel profesional. El último día, con ‘Familia Porrina’ y el gran fadista portugués Camané asistieron 600 personas.

El festival cuenta con el patrocinio de la secretaría general de Cultura de la Junta de Extremadura y el Ayuntamiento de Badajoz y la organización del Consorcio López de Ayala.