Tras diez años de carrera, trazasteis una línea en vuestra historia y apostasteis por un cambio. ¿Cómo es Canteca de Macao en su segunda década?

Somos una banda que no para de aprender por el camino. Hacemos lo que nos late y hacemos música de la forma más honesta posible.

Uno de los cambios viene dado a la hora de componer. Ahora lo hacéis al 50 %, pero ¿cómo fue el proceso creativo que dio a luz los nuevos temas?

Fue muy casero y fruto de la complicidad que hemos generado después de tantos años trabajando juntos Chiki y yo. Se ha gestado prácticamente en el salón de mi casa. Chiki traía estructuras y yo le ponía letra y melodía, o Chiki traía melodía y letra y yo aportaba estructura y partes nuevas. Cada canción es un mundo, pero sí podemos decir que ha surgido de una manera tranquila, natural y divertida.

Vuestro último disco suena limpio y refinado. ¿Cómo habéis dado con este sonido más elegante?

Mucha culpa la tiene nuestro productor, Rubén García Motos. Queríamos un sonido efectivamente más limpio y elegante y así se lo transmitimos a Rubén. Él nos enviaba pruebas de cómo quedarían los temas y nosotros íbamos señalando la dirección que nos convencía.

‘Lugares Comunes’ tiene diez temas pero, si tuvieras que elegir uno que mejor definiera esta nueva etapa, ¿con cuál os quedaríais?

Bueno, son temas muy personales y basados en hechos reales (ríe)… Todos tienen parte muy nuestra. Son temas muy íntimos. A mí me encanta ‘Sigue Aquí’, pero luego escucho el disco entero y todas las canciones tienen algo que me transporta a lo que sentía cuando lo escribí.

Venís de gira europea por varios países. ¿Qué os habéis encontrado fuera de nuestras fronteras?

Nos encontramos con mucha gente bonita. Españoles que andan por ahí y, de pronto, escucharnos les hace sentir como en casa y gente que nos escucha por primera vez y se contagia de lo que transmitimos. Salir fuera siempre es inspirador.

¿Y como recibe el público de Holanda o de Italia a un grupo como Canteca de Macao?

Con curiosidad. En nuestra gira holandesa era muy divertido observar cómo el público va entrando en el concierto. Primero con curiosidad y luego sudando de bailar. Es una especie de encantamiento y mola mucho.

Vuestro directo suena extraordinariamente bien. ¿Cuál es el secreto para conseguir actuaciones tan redondas?

La concentración y la claqueta (ríe).

¿Sois grupo de festival o de sala? ¿Qué sois capaces de sacar de vuestro interior en uno u otro formato?

Somos de las dos cosas. La adrenalina de un festival no puede compararse con nada. Tocar delante de 60.000 personas es una inyección fuerte. Las salas tienen un punto de intimidad que las hace bonitas también. La gente que paga para verte en una sala es la que canta tus canciones fuerte y la que te espera para hacerse una foto contigo, se parece más a un sentimiento familiar y nos encanta.

¿Y qué va a encontrar el público de Badajoz que acuda a veros el próximo día 23?

El show nuevo de Canteca de Macao, un concierto que te arrastra y en el que hay que dejarse llevar.

canteca-macao-2Apostasteis por la descarga gratuita de vuestras canciones desde el comienzo. ¿Cómo se sobrevive avanzado de espaldas al mercado?

En realidad no fue de espaldas; nosotros hemos tenido apoyo intermitente de la industria. Aquello de descargar nuestro disco gratis fue algo casi visionario, ahora las plataformas de streaming nos han dado la razón: la gente escucharía la música desde internet. Empezó como herramienta de promoción ya que nuestro primer trabajo (como el posterior ‘Nunca es Tarde’) era autoeditado y la forma que teníamos de llegar a la gente era colgando nuestro disco en internet. Hoy nos encontramos en todas las plataformas digitales y la gente tiene libre acceso a nuestra música, que es lo que siempre hemos defendido.

¿Cómo vivís la situación actual del mercado musical? ¿Os afecta demasiado o procuráis manteneros al margen?

Nosotros somos unos supervivientes, unos warriors. Le hemos echado toda nuestra gasolina a este proyecto durante muchos años. El mercado tiene dos partes. Hay uno que es más visible y desde el que se lanzan y promocionan determinados artistas y hay otro más underground que también funciona. Al final de todo, lo más importante es que la gente quiera seguir viéndote. El público manda.

Huís de etiquetas, pero si hay una que rechazáis enérgicamente, ¿cuál es?

Lo que rechazamos es el estatismo. Somos creadores y, como tales, vivimos en permanente evolución y autorrenovación. Es difícil porque la mayoría de la gente te encasilla en un estilo y eso es lo que espera de ti todo el rato. A mí me gustan más los artistas que te sorprenden, unos discos te gustan más que otros, pero la honestidad y la valentía son ingredientes que considero fundamentales en el arte. Si te sale del corazón hacer siempre lo mismo… ¡ole!; si te atreves a arriesgar, ¡ole tú!

Os habéis curtido en la carretera. ¿Cuánto de vuestra identidad como grupo se ha forjado haciendo kilómetros dentro de una furgoneta?

Buff… toda. Aunque ahora las riendas las tenemos Chiki y yo, Canteca de Macao ha sido siempre una banda y ese espíritu sigue con nosotros y es parte de nuestro motor. Hacemos familia. Al final, las risas y compartir con los compañeros es de lo más bonito del rock & roll.

Decís que sois un grupo de amigos a los que les gusta la música. ¿Es ese el secreto del éxito de Canteca de Macao?

No lo sé, desde luego es el secreto para que 14 años dentro de una furgoneta tengan sentido :)

Para terminar, ¿cuál sería el comentario que os gustaría escuchar a un fan tras acabar el concierto de Badajoz?

“Me ha encantado, quiero repetir”.


El concierto se celebra el 23 de abril, a las 22 h, en el Centro de Ocio Contemporáneo. Las entradas se encuentran a la venta al precio de 13 €.

- Publicidad -